Exclusivo

Sarlo aclaró en Py que no hubo Sputnik "por debajo de la mesa"

TESTIMONIO COMPLETO

Karina Poritzker

"Me llamó Soledad Quereilhac porque está colaborando con la campaña de concientización para que la gente se vacune".

 Así empezaba el correo electrónico en el cual el editor literario de Beatriz Sarlo le ofreció a fines de enero sumarse a la campaña pública que buscaba famosos para aplicarse la Sputnik V. El objetivo era convencer a la población sobre su eficacia.

Se trataba de una iniciativa del gobierno de la Provincia de Buenos Aires y la oferta era, según el editor, de la esposa del gobernador Axel Kicillof.

El tres de febrero la escritora dijo por televisión que le habían ofrecido la Sputnik "por debajo de la mesa" y que ella había respondido que prefería "morirse ahogada de Coronavirus".

Según los correos electrónicos que hoy entregó a la Justicia, Sarlo contestó a su editor el 22 de enero, apenas recibió el correo, en estos términos: "Querido Carlos, me parece muy bien hacer campaña para que la gente se vacune. Pero me resulta un poco violento recibir a cambio el premio de la vacuna, que me daría en este mismo instante, por supuesto. Parece una campaña de los que pueden vacunarse ya, sin hacer colas ni esperar turnos. Me parece mal ese ejemplo de intelectuales que reciben ese privilegio".

"No tengo ningún inconveniente de que se utilice mi nombre expresando mi deseo de vacunarme. Pero no quiero vacunarme antes de que me toque solo porque soy un nombre conocido. No me parece ético. Soledad debería pensar este aspecto de su idea. Fue a la Facultad de Filosofía y Letras no a estudiar publicidad a todo trapo sino para aprender a reflexionar sobre las consecuencias de la primera idea que se le pase por la 'zabiola'. Podes pasarle este mensaje si te parece que ayuda a no precipitarse con la primera idea publicitaria, sin pensar en la dimensión moral de todo el asunto. Espero una respuesta a estas consideraciones, aunque tampoco me ilusiono con recibirla ya que el apuro puede mas que la reflexión. Abrazo Beatriz"


El intercambio de mails entre Beatriz Sarlo y su editor.

Recién ahora, más de un mes después y tras su citación como testigo en la causa que investiga en Comodoro Py el vacunatorio VIP montado en el Ministerio de Salud de la Nación, quedaron contextualizados sus dichos en TV.

Según su propia explicación en Tribunales, rehusó participar de una campaña del gobierno bonaerense con la que no estuvo de acuerdo.

Testimonio de Sarlo Con Anexos by Show Político on Scribd

La campaña no llegó a instrumentarse porque antes se conoció la publicación de The Lancet que terminó de avalar la eficacia de la vacuna.

Fuentes judiciales explicaron que "más allá o no de lo ético del asunto, sería algo distinto al objeto procesal del caso" que investigan la jueza María Eugenia Capuchetti y el fiscal Eduardo Taiano.

Beatriz Sarlo aseguró este miércoles que fue la esposa del gobernador bonaerense Axel Kicillof, Soledad Quereilhac, quien le ofreció vacunarse de manera anticipada contra el coronavirus. (Télam)

En la pesquisa están acusados el exministro de Salud de la Nación Ginés González García y algunos de sus entonces funcionarios por ordenar vacunar a ciertas personas y disponer el traslado de dosis al organismo desde el hospital Posadas.

Más tarde, Sarlo reculó y declaró que no debió decir que el ofrecimiento que le hizo la Provincia de Buenos Aires para vacunarse fue "por debajo de la mesa". 

"Me autocritico fuertemente. No debí decir por debajo de la mesa", afirmó la polémica ensayista. "Que me disculpe la Provincia por utilizar mal la expresión, no debería haber dicho por debajo de la mesa". Agregó además que está "dispuesta a afrontar las consecuencias de sus dichos".

Esta nota habla de:
Más de Política
Rocca: residuos tóxicos y suba de cáncer en Campana

Rocca: residuos tóxicos y suba de cáncer en Campana

EXCLUSIVO. Desde Siderca, nave insignia del Rey del Acero, se envenena el Paraná.
Larreta se rindió y  Alberto prepara DNU

Larreta se rindió y Alberto prepara DNU

La explosión de contagios y muertes aplacó al pope de la Ciudad.