PANDEMIA

Rosada en crisis pandémica y ¿ante más restricciones?

Reuniones clave con especialistas

Benjamín Justo Lara

Encerrona. Camas UTI al límite. Caras compungidas. Trotes ligeros de un despacho al otro. Papeles. Miradas al celular. Vistas que se elevan y vuelven a bajar rápidamente. Preguntas y más preguntas. Y cada vez menos certezas.

¿Qué se hace? ¿Qué se hará? Argentina es un país en el cual el presidente de la Nación pudo aplicarse las dos dosis de una de las mejores vacunas rankeadas del Planeta, y está contagiado. No hay barrera ni freno. No hay hacia dónde huir. Y al mismo tiempo, no hay cómo enfrentarse cabalmente ante el virus. Otra vez: encerrona.

El boxeador sube al ring. Está atado de manos. No puedo golpear, ni tampoco defenderse. Corre por el cuadrilátero. Tropieza. Cae. Si tiene fuerzas y algo de suerte, se levanta. Y sigue esquivando los golpes que puede. Mientras tanto, abajo del ring, la infodemia. Le roban golpes en las tarjetas. Los jueces están del lado del adversario. No le fallarán a favor. Otra vez: encerrona.

El Gobierno, en todos sus ámbitos, de principio a fin, sabe que los alcances de la segunda ola del coronavirus serán durísimos. Se percibe en los rostros. Los números asustan. Argentina no es EEUU, ni Brasil, ni los peores momentos de Europa. Pero los números crecen a pasos agigantados, al mismo tiempo que se ocupan las camas de terapia intensiva. El término "colapso sanitario" está en cada boca, esperando a la vuelta de la esquina. Juega a unas "escondidas" morbosas. El sistema médico ya encendió todas las alarmas posibles. El temido fantasma sobrevuela. Se podrán construir un millón de camas UTI, pero no solamente no se pueden hacer técnicos y médicos de la noche a la mañana, sino que -además- los que ya existen están exhaustos. "El sistema se va a ir amoldando y acomodando", explican especialistas de la Salud, pero que al mismo tiempo aguardan -algo así como- unos 21 días de "alto stress".

En las últimas horas, con Santiago Cafiero a la cabeza -mientras Alberto atraviesa sus últimos días de recuperación- las reuniones son incesantes en la Casa Rosada. El tema central es profundizar las restricciones. Pero, para transitar ese camino, será fundamental contar con el consenso necesario.  

Según tres administraciones de la Provincia de Buenos Aires que fueron consultados por Show Político, eligieron el silencio a la hora de responder sobre si habían sido consultados desde el gobierno nacional para profundizar el plan de restricciones. 

El ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollan, dijo que si continúa el crecimiento de los contagios de coronavirus y se registra "cada vez más la presencia de las nuevas cepas", no se descarta tomar "medidas extra" de restricción, para "bajar la velocidad de los casos", mientras se avanza con la vacunación. "Si todo sigue como ahora, crecimiento de casos, y cada vez más presencia de las cepas mas contagiosas, habrá que tomar medidas extras", dijo el funcionario en declaraciones radiales.

"Es preocupante lo que pasa en los centros de salud", sostuvo. "Hay un sector prestador de la provincia de Buenos Aires que aún no está apretado, tiene ocupación del 61 por ciento", al tiempo que "en el público estamos a un nivel similar al pico del año pasado". Ante este escenario dramático, reflexionó: "A la velocidad que venimos se nos puede terminar las camas".

MÁS INFORMACIÓN: La política juega fuerte en Casación

La grieta entre Nación y Ciudad afloró también con el análisis de las restricciones. El viceministro bonaerense, Nicolás Kreplak, sostuvo que "en el sistema que tenemos de fases también está contemplada la posibilidad de que cuando hay mucha circulación, reducir la presencialidad (de las clases), porque tenemos un sistema mixto, con presencialidad y con virtualidad". "Uno puede, en caso de mayor circulación viral, aumentar la carga virtual, reduciendo la presencialidad", explicó en Radio La Red

En ese sentido, Diego Santilli recogió rápidamente el guante y salió con los tapones de punta: "La semana pasada se tomó una decisión entre la Nación, la Provincia y la Ciudad, y estamos monitoreando la situación día a día. El cumplimiento viene bien. La gente está cumpliendo. La decisión que tomaste el viernes, si todos cumplimos, no la podés cambiar el lunes". Pero cabe preguntarse: ¿la gente está cumpliendo? ¿Cuántos? ¿Son suficientes?

MÁS INFORMACIÓN: Santa Fe y Córdoba ya negocian con Pfizer y Cafiero patinó feo en TN

Este lunes, el Salón de los Científicos será el albergue de otra cumbre trascendental. Participarán la vicejefa de Gabinete, Cecila Todesca Bocco; la ministra de Salud, Carla Vizzotti; la de Seguridad, Sabina Frederic; del Interior, Eduardo "Wado" De Pedro, y de Desarrollo Social, Daniel Arroyo; además de la asesora presidencial Cecilia Nicolini. La secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, también estarán presentes, según informó Presidencia.

El Gobierno apuesta a que el estricto cumplimiento de las nuevas restricciones, con vigencia hasta el 30 de abril próximo, ayuden a controlar la curva de contagios de coronavirus durante las próximas tres semanas, para acelerar el ritmo de vacunación, y enfocar -en ese período- la inoculación de la población de riesgo, mientras avanzan las negociaciones para la llegada de nuevas vacunas desde China y Rusia.

No es Argentina, es el Planeta el que está nocaut. El púgil, de ojos entrecerrados, hinchados, cansados, gatilla golpes inexactos en medio de la tormenta. Y para colmo, su adversario es invisible. ¿Cómo dar en el blanco? El gran Canario Luna supo definir la vida en un par de versos inigualables e inoxidables. Bien de potrero, para que nadie se quedase afuera de su comprensión: 

"Te largan a la cancha sin preguntarte si querés entrar...

Por si fuera poco, de golero, toda una vida tapando agujeros...

Y si en una de esas salís bueno, se te tiran al suelo y te cobran penal...

El covid es una encerrona. El Planeta es circular. Y no pareciera haber puertas adyacentes o salidas de emergencia. "Nadie se salva solo", volvió a repetir -este domingo- el Papa Francisco. La pregunta es si, en el mejor de los escenarios -el de la ideal hermandad y solidaridad-, el virus le tendrá piedad a la especie. Por el momento, el país vive horas de incertidumbre. De miradas inquietas. De decisiones dramáticas.

Esta nota habla de:
Más de Política
Rocca: residuos tóxicos y suba de cáncer en Campana

Rocca: residuos tóxicos y suba de cáncer en Campana

EXCLUSIVO. Desde Siderca, nave insignia del Rey del Acero, se envenena el Paraná.
Larreta se rindió y  Alberto prepara DNU

Larreta se rindió y Alberto prepara DNU

La explosión de contagios y muertes aplacó al pope de la Ciudad.