Realismo mágico: en Perú gana un profesor rural de izquierda

Iría a ballotage contra Keiko Fujimori o un liberal

Marcos Olivera

Mas allá de la pandemia, un 74% del electorado participó de la votación. (Reuters)

En medio de la segunda ola de Coronavirus, el mismo día que se registraron récord de casos (+1.550) y muertes (+78) Perú eligió presidente

Mas allá de que ese país vive un desencanto político por las causas de corrupción que apuntan a sus últimos líderes, el pueblo decidió elegir entre seis candidatos al que a ninguno le sobraba nada y casi no tenían margen en las encuestas. 

Un pueblo desencantado tuvo que elegir entre mas de 10 candidatos a presidente. (AFP)

Aunque todavía continúe el recuento de votos, según una encuesta a boca de urna de Ipsos, el candidato de izquierda, Pedro Castillo, lidera la carrera presidencial con el 16,1 % de los votos. El segundo lugar lo disputan dos candidatos que están en empate técnico con el 11,9%: el economista liberal Hernando de Soto y la conservadora Keiko Fujimori. Un sondeo arroja que mas de veinte millones de peruanos votaron a su próximo presidente y representantes del Congreso. 

El candidato presidencial peruano Pedro Castillo, este domingo en Tacobamba. (Francisco Vigo)

El Perú que no vive en Lima, el que no es masivo en las redes sociales y al que nadie prestaba atención durante la campaña electoral ha logrado colocar a un candidato que nadie vio llegar a la cabeza de la carrera electoral. Un maestro sindicalista de la izquierda radical con residencia en Chota, a mas de mil kilómetros de la capital de Perú dónde sólo lo votaron un 5% (32 millones de peruanos viven allí) pero que alcanzó hasta el 50% en las zonas mas pobres del país. 

Pedro Castillo celebra en Lima su probable victoria en la primera vuelta de las elecciones. (Stringer)

La segunda vuelta se convertirá así en una batalla entre Lima y las regiones. "El pueblo es sabio, el pueblo entiende, estoy comprometido con el pueblo que hoy ha salido a las urnas a reflejar democráticamente esto", dijo el candidato a los periodistas al conocerse los primeros resultados. A su alrededor, cientos de personas festejaban los datos como si el coronavirus fuera cosa del pasado. Así, la población peruana se sumerge en los polos opuestos: en caso de que la segunda vuelta sea contra Keiko Fujimori la contienda será entre "extrema-derecha" y "extrema-izquierda".

Keiko Fujimori busca ganarle a un liberal para meterse en la segunda vuelta. (Reuters)

Cómo lo será en toda la región en las elecciones que se vienen, el Coronavirus jugó un papel clave a la hora de inclinar la balanza en las urnas. Los contagios de covid-19 promediaron 9.667 al día esta semana, la cifra más alta en 13 meses de pandemia en Perú, y el sábado hubo un récord de 384 muertos, casi el doble que la cifra diaria de las últimas 10 semanas. Aún así un 74% del electorado hizo largas filas en colegios para emitir su voto.

La crisis sanitaria es peor que lo imaginado en Perú. La gente sale a la calle a buscar oxígeno para sus parientes enfermos de coronavirus. (Rodrigo Abd)

 En un país también marcado por la brecha entre ricos y pobres (el PIB cayó 11,12% en 2020), la gran promesa de éste maestro de izquierda es el de bajarse el sueldo de presidente y, por decreto, también hacerlo con los sueldos de diputados y ministros. Para eso deberá ganar en segunda vuelta y aún espera rival. Keiko Fujimori es la candidata que genera mayor rechazo entre los electores, según las encuestas. Hasta un 65% asegura que nunca la votaría. Pero la aparición por sorpresa de Castillo podría concentrar todo el voto conservador en ella y darle una nueva oportunidad, justo cuando atravesaba su peor momento.

Una mujer permanece a la espera sobre uno de los tanques de oxígeno. (Rodrigo Abd)

Aún resta esperar el conteo de votos y la segunda vuelta pero en caso de concretarse la victoria de Castillo, Perú se encamina a  tener cómo presidente a un político de izquierda radical que propone sustituir la Constitución de 1993, regular los medios de comunicación para "acabar con la televisión basura" y aumentar los presupuestos para educación y sanidad. Además, se ha manifestado abiertamente en contra del aborto, el matrimonio homosexual, la eutanasia y el enfoque de género en la escuela.

Castillo se ha impuesto en 16 de las 25 regiones del país, mientras que Fujimori lo hizo en tres de ellas.

Con información de Agencias. 

Más de Mundo
Cómo operó EE.UU. para que Brasil frene la compra de Sputnik

Cómo operó EE.UU. para que Brasil frene la compra de Sputnik

Varios Estados se rebelaron contra Bolsonaro por la vacuna rusa.
El perverso negocio detrás del Covid19

El perverso negocio detrás del Covid19

Especulación de laboratorios, acaparamiento y falsa escasez.
No hay más vacunas para la Argentina

No hay más vacunas para la Argentina

La "farmacia del mundo" cerró la exportación y no enviará las dosis pendientes.