Pedro Castillo, el rondero que mató las ideologías

Ira al balotaje contra Keiko Fujimori

Ángeles López

Es una incógnita lo que hará Pedro Castillo en Perú si llega a la presidencia. (Francisco Vigo)

Francis Fukuyama tose disimuladamente, Carl Marx se peina la barba y Aristóteles se agacha a atarle los cordones a su Homo Politicus frente a Pedro Castillo, el peruano que puede ser el próximo huésped del Palacio de Gobierno y que acaba de rematar las ideologías de un sablazo electoral.

Mas sobre el tema: Realismo mágico: en Perú gana un profesor rural de izquierda

La derecha y la izquierda cayeron en el lazo de este maestro de escuela rural que desde Chota (es caprichoso el azar), Cajamarca y a lomo de caballo espantó a las elites limeñas el último domingo cuando arañó el 20 por ciento de los votos en las presidenciales. Le hace tibia sombra Keiko Fujimori, de Fuerza Popular, con el 13%, quien posiblemente sea quien lo enfrente en el ballotage de junio.

En Ecuador, la derecha pro EE.UU sepultó al correísmo

Pedro Castillo es un mapa viviente del desconcierto ideológico que germina en el país andino. Se declara de izquierda pero está en contra del enfoque de género en el currículo escolar. Es un enigma cómo encarará el discurso para convencer a los progresistas antifujimoristas ya que va en contra de sus principales banderas: se opone al aborto, al matrimonio igualitario y a la eutanasia.

Así quedaron los comicios en un Perú partido en seis. 

Aunque su cuna fue el sindicalismo ya adelantó que no aplicará impuestos a las grandes fortunas y quiere nacionalizar el gas como bandera de su plan redistributivo. Además, quiere que las multinacionales inviertan parte de sus ganancias en el país y renegociar con lupa todos los contratos y tratados. Todo eso, amparado en una nueva Constitución que será reformada a través de una asamblea constituyente.

¿Por qué Sigman es el gran culpable?

La revolución a caballo de Castillo sacudió a los limeños, que no pueden creer que ese hombre de sombrero de paja desafíe a la mismísima cuna de los últimos cinco presidentes peruanos. Que no figuró ni a los postres en las encuestas y que se hizo más conocido por liderar el paro más duro de los docentes, que tuvo las aulas cerradas durante 75 días en 2017.

Sombrero de paja y medidas contra los mas poderosos de Perú. Perfil del hombre que desafía a la élite limeña. 

La ideología murió y fue enterrada a mil kilómetros de Lima, casi en silencio. Ahora, el discurso es difuso, se moldea como arcilla y se adapta a la derecha o a la izquierda, a gusto del consumidor.


Sí enarbola las banderas de siempre: "basta de pobres en un país rico" y aunque sus planteos son inviables (quiere nacionalizar el gas de Camisea como Venezuela nacionalizó el petróleo y aumentar un 10% el presupuesto de educación), la retórica de su discurso atrae a los votantes que andan perdidos en la esterilidad de liderazgos.

Cómo Vidal y Macri copiaron descaradamente a los Obama

Como si las ideas fueran boleadoras las agita aquí y allá. Y un día dice que derogará la Constitución de 1993 (la de Fujimori) y convocará a Asamblea Constituyente. Pero también dice que si no le permiten hacer eso, cerrará el Congreso. Curioso espejo el de Castillo: según los conservadores, ven en él a la izquierda de Sendero Luminoso y a los devotos del chavismo. Una ensalada agridulce para todos los paladares.

Él promete dar batalla a todos. Castillo fue rondero (esa organización creada por agricultores para defenderse de cuatreros) y los ronderos tiene su propia ley, que incluye latigazos y el escarnio público para sacarse de encima a los maleantes.

Así se rearma y reconstruye la derecha mediática

El sepelio de las ideologías será en dos meses. Tras la segunda vuelta de las elecciones, se sabrá si la derecha de Keiko o la izquierda de Castillo gobernará el destino de los peruanos.

Aún con resaca electoral, los limeños continúan preguntándose qué pasó. Ni Fukuyama, Marx ni Aristóteles pueden darles una respuesta.

Esta nota habla de:
Más de Mundo
Cómo operó EE.UU. para que Brasil frene la compra de Sputnik

Cómo operó EE.UU. para que Brasil frene la compra de Sputnik

Varios Estados se rebelaron contra Bolsonaro por la vacuna rusa.
El perverso negocio detrás del Covid19

El perverso negocio detrás del Covid19

Especulación de laboratorios, acaparamiento y falsa escasez.
No hay más vacunas para la Argentina

No hay más vacunas para la Argentina

La "farmacia del mundo" cerró la exportación y no enviará las dosis pendientes.