Los muertos ocultos del Coronavirus

Mentiras en las cifras oficiales

Marcos Olivera

Brasil enfrenta el peor momento de la pandemia y tendría miles de muertos ocultos de COVID. (EFE)

Mas de 450 días pasaron desde que la OMS informó por primera vez un caso de Coronavirus. 128 millones de casos positivos y 2.80 millones de muertes se acumularon a causa de ésta nueva enfermedad en poco mas de un año.

Féretros de víctimas recientes de COVID-19 apilados en la parte trasera de un crematorio en el panteón de Xilotepec en México. (Daniel Berehulak)

Cifras que asustan, mas aún cuándo la mayoría de los países parecen haber retrocedido al principio: aún con varias vacunas aprobadas los números siguen en ascenso y el cansancio social rompe con las medidas restrictivas que aplican los gobiernos de turno.

Usuarios colapsan el metro de Ciudad de México. (Daniel Berehulak)

No ayuda en nada a éste contexto lo que pasa en México y Brasil. El gobierno de López Obrador -apretado por un informe de científicos y distintos medios cómo el New York Times- decidió actualizar el número de muertos por Coronavirus. La cifra oficial pasó de 201.429 decesos a 321.050, un 64% mas que lo reportado inicialmente. Era de esperarse, en uno de los países dónde mas fuerte pegó el Coronavirus no se estaban contando a quienes morían en sus casas ni a los que morían pasado los 20 días del caso positivo. Estos nuevos datos rebasaría los 310.550 registrados en Brasil y dejaría al país de centro américa segundo en el fatídico ranking que elabora la Universidad Johns Hopkins.

Un trabajador de la salud inspecciona a un paciente en la unidad de cuidados intensivos para pacientes con la COVID-19 en el Hospital Restinga e Extremo Sul. (New York Times)

Pero algo peor parece estar pasando en Brasil. En el país vecino la cifra oficial está cerca de los 300 mil fallecidos pero en realidad serían mas de 410 mil (+27%) según explica a la BBC el ingeniero y profesor de San Pablo Miguel Buelta. Situaciones casi calcadas en dos países que apostaron a la estrategia de realizar pocas pruebas y enfocarse en mejorar la capacidad hospitalaria, plan que fracasó rotundamente.


Un sepulturero trabaja arduamente en un cementerio de Porto Alegre. (New York Times)

Pero no es la primera vez que pasa esto. El exceso de muertes es uno de los problemas que surgieron con la pandemia. Pasó en Europa con el primer gran brote mundial, cuándo España colapsó sanitariamente y llevó a un retraso tremendo en el conteo de decesos. El 13 de septiembre del 2020 se informa por primera vez que el gobierno de Sánchez había ocultado la muerte de casi 30 mil personas.

Portada de la ABC sobre los muertos ocultos por Coronavirus en España. (ABC)

La subestimación es peor en países de América Latina como Perú, donde las muertes oficiales son apenas un 37% de las observadas en los registros, o en Ecuador y Bolivia, donde no llegan a una quinta parte (20%). Se cree que la subestimación de muertes es de un 30% en todo el planeta. Se está hablando de miles y miles de personas que murieron afectados por el virus que no están en los registros oficiales y esto se debe al colapso y falta de datos concretos de entes reguladores.

Sepulturero cava tumbas en el cementerio de San Miguel Xico en el Valle de Chalco, México. (Héctor Vivas)

Ni hablar de los países mas pobres del planeta. Poco confiables son las cifras que llegan desde India, por ejemplo. Un país extremadamente pobre y con ciudades multitudinarias que cuentan con apenas uno o dos hospitales sólo ha registrado 12 millones de casos y 162 mil muertes. Muy poco para un país dónde viven 1.366 millones de personas. Sudáfrica, Nigeria y otros países de África pasan por el mismo dilema y agrandarían mucho las cifras oficiales si registraran los números reales de casos y muertos.

Otro dato triste llega desde India: descubrieron una variante de COVID-19 con doble mutación. (CNN)

Otro dato a tener en cuenta a la hora de leer las cifras oficiales es que, según una investigación de la Universidad de Birminghan, en el Reino Unido, los test rápidos no identifican los casos asintomáticos de Coronavirus en el 40% de las ocasiones. Ese porcentaje mejora en casos sintomáticos, pero aún así no puede detectar un 30% de positivos. Estos porcentajes no cumplen las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, que indica que para que una prueba diagnóstica se considere fiable debe identificar al menos al 80% de las personas infectadas y al 97% de los no infectados. Pero aún así se usan y se seguirán usando en todo el planeta por ser económicos y agilizan el conteo de casos.

Sanitaria sostiene un test rápidos de antígenos de detección de coronavirus en Barcelona (David Zorrakino)

Y Argentina parece no estar exenta de ésta problemática mundial. Especialistas aseguran que el número de casos en nuestro país es mucho mas alto que el que reflejan las estadísticas oficiales. En primer lugar por no testear los casos estrechos y de personas asintomáticas. Si una persona no tiene síntomas o son muy leves y asiste a una guardia, lo envían de regreso a su casa sin realizarle ninguna prueba y nunca figurará en las estadísticas oficiales, lo mismo pasará con sus contactos estrechos, haciendo mas grande la masa de positivos que no son enviados a la Universidad estadounidense que informa en su web oficial los nuevos casos y muertos por COVID en el mundo. También muestra falencias el Plan Detectar, el último jueves el reporte de la Ciudad de ese plan notificó 29 positivos en los seis principales barrios populares, cifra muy baja comparada con los 1.369 que se registraron ese día en el resto del territorio capitalino.

Centro de testeo en el aeropuerto de Ezeiza. (Télam)

Con todos esos datos, habrá que esperar información oficial que baje desde el ministerio que comanda Carla Vizzotti sobre si hay o no ocultos muertos y casos positivos de Coronavirus, algo que pareciera, también nos va a llegar.

Esta nota habla de:
Más de Mundo
Cómo operó EE.UU. para que Brasil frene la compra de Sputnik

Cómo operó EE.UU. para que Brasil frene la compra de Sputnik

Varios Estados se rebelaron contra Bolsonaro por la vacuna rusa.
El perverso negocio detrás del Covid19

El perverso negocio detrás del Covid19

Especulación de laboratorios, acaparamiento y falsa escasez.
No hay más vacunas para la Argentina

No hay más vacunas para la Argentina

La "farmacia del mundo" cerró la exportación y no enviará las dosis pendientes.