De Fuerte Apache a Vélez: la ola de fiestas clandestinas

Descontrol en todo el país

Redacción Showpolítico

Mientras el contador de nuevos casos sigue subiendo y hasta el Presidente de la nación se encuentra aislado por estar infectado, las fiestas ilegales se siguen organizando a lo largo y ancho de todo el país y las medidas que bajan desde el Ejecutivo parece no alcanzar para frenar a las multitudes que, cansadas del encierro, deciden participar en eventos ilegales.

Indignación en las redes sociales por una fiesta clandestina en Entre Ríos.

El caso que tomó mayor trascendencia en las últimas horas fue el de la fiesta que se armó en el predio de Vélez Sarsfield. Sergio Rapisarda fue reelegido en el cargo de presidente del club y decidió festejarlo con un evento privado dónde agrupó a barrabravas y personas cercanas para escuchar algunas canciones del nuevo trapero de moda: L-gante. O las repetitivas fiestas que se arman en barrios marginales, cómo Fuerte Apache, dónde unas dos mil personas se agrupan entre los pasillos del barrio para bailar apretados hasta largas horas de la mañana.

El escándalo que se armó en el predio de Vélez y en Fuerte Apache.

La Ciudad y Provincia de Buenos Aires tienen fiestas clandestinas casi todos los días. Son fines de semana difíciles para las fuerzas de seguridad que no pueden clausurar todos los eventos que se realizan sin los protocolos necesarios cómo el cierre antes de las dos de la mañana, el distanciamiento social o el uso obligatorio de mascarillas. Entre 500 y 1000 personas por fin de semana son notificados por la policía por incumplir las normas, y la cifra parece quedarse corta. 

Así son los operativos de la Ciudad para desarticular diferentes fiestas

Es sabido que Alberto Fernández y su ministra de Salud, Carla Vizzotti ya trabajan con las nuevas restricciones que impondrán ante los récords de casos positivos que tiene el país en las últimas semanas (ayer, domingo, se registraron 9.950 casos y 93 muertes). Entre esas medidas cabe la posibilidad de que Axel Kicillof "cierre" la provincia por cuatro semanas para intensificar la campaña de vacunación que parece estar estancada como en gran parte del planeta.

Y las provincias no escapan a esta problemática. El último fin de semana un intendente de Entre Ríos, con el visto bueno del gobernador peronista Gustavo Bordet, organizó una fiesta clandestina que reunió a mas de tres mil personas sin distanciamiento social ni uso obligatorio del barbijo.

Video de la fiesta en Entre Ríos.

Fue Domingo Daniel Rossi, intendente del municipio Santa Elena, quien organizó el evento con la excusa de inaugurar parte de la obra de la Costanera, ubicada sobre la orilla del río Paraná. La policía de Entre Ríos asegura que tuvo "aval político" y que por ese motivo desde las fuerzas de seguridad no hicieron nada para suspender el evento que amontonó a ciento de adultos mayores que llegaron a la fiesta desde distintos puntos de la provincia.

Hace una semana también tuvo lugar allí la fiesta del "Club de los Abuelos" que fue avalada por el gobierno provincial. Entre escándalos y falta de medidas sanitarias, Entre Ríos superó los 51 mil casos de Coronavirus y desde el comienzo de la pandemia murieron casi mil personas en esa provincia.

Una semana antes también hubo fiesta de cientos de jubilados en Entre Ríos.

También sucede en provincias cómo Córdoba dónde el último fin de semana desarticularon decenas de fiestas y notificaron a 1.500 jóvenes por incumplir las normas de seguridad sanitaria. O en Chaco, dónde detuvieron a 500 'pibes' que se juntaron a festejar Pascuas en un pequeño jardín de Resistencia.

A todo esto se le suma el traslado de mas de dos millones de personas por todo el país por Semana Santa, lo que podría hacer subir los indicadores en los próximos días. La pandemia parece estar descontrolada en el país y la sociedad, cómplice.

Más de Multimedia
No hay más vacunas para la Argentina

No hay más vacunas para la Argentina

La "farmacia del mundo" cerró la exportación y no enviará las dosis pendientes.
En Ecuador, la derecha pro EE.UU sepultó al correísmo

En Ecuador, la derecha pro EE.UU sepultó al correísmo

En las sombras estuvo la mano de Durán Barba