OPINIÓN

Inflación de 4.8%: el Estado tiene que dejar de tener miedo, y actuar

Paños fríos para una infección letal

Juan Valerdi

Las medidas económicas anunciadas por el Gobierno Nacional, ante el 4.8 por ciento, referente a la inflación de marzo, son más de lo mismo. Mucho se acordará y se negociará, y se llevarán a cabo amenazas menores -apelando a inspectores de AFIP o a los nuevos inspectores de la Secretaría de Comercio y demás-. Sin embargo, esto no es más que medir la fiebre y atacarla con paños fríos. Pero nada se habla de solucionar la infección. 

La fijación de precios monopólicos y oligopólicos, sobre todo en alimentos y bebidas, y obviamente en servicios monopólicos y privatizados, pareciera correr por otro canal. Este problema no se va a resolver con 'pactos de caballeros' o con 'acuerdos', 'negociaciones', 'limitaciones' -tímidas y tibias- a las exportaciones, o cuestiones similares. 

De este tipo de herramientas hemos visto mucho en el último año y medio, y en casos anteriores. Se necesitan medidas que realmente le generen un riesgo grave a quienes se exceden y abusan de su posición dominante, monopólica y oligopólica. 

Esto le está costando muy caro a la población Argentina. Tenemos un 42% de pobres, un 10% de indigentes y una inflación del 4,8 mensual, lo cuál, proyectado, da bastante mas del 60% anual. No son tiempos de tomar medidas tímidas, o de pedir disculpas, o de no querer afectar intereses. 

En el caso del gobierno, no solamente está en juego su futuro político, sino también la estabilidad económica y social de la Argentina, a corto y mediano plazo. Las medidas que deberían tomarse tendrían que ser de largo plazo, pero que tengan impacto a corto plazo, profundo y disruptivo. Caso contrario, el país continuará en una agonía de un aumento de precios mensual, que se irá comiendo las posibilidades de recuperación social y económica. 

El porcentaje de inflación de marzo no sorprende, al tiempo que no deja de ser catastrófico. La inflación que existe en Argentina es producto de muchos motivos. Los monopolios y oligopolios que manejan los alimentos extranjerizados -especialmente en la década de los 90, situación nunca revertida- y también existe un tema de puja salarial y por la distribución de la torta de ingresos, que se distribuye -entre otras cosas- por los precios relativos. 

Si el salario cae en relación a los demás precios -como los de la comida, diferentes alimentos, exportables y demás-, ocurre que esa puja no la están ganando los asalariados sino otros actores. Y el Estado, en general, no es neutral. En el caso de serlo, en general lo hace de forma adrede, porque busca no jugársela por ninguno de los dos lados, algo que está ocurriendo en el último año y medio. 

Durante el macrismo, claramente estuvo a favor de los capitales concentrados, el capital financiero y demás, como los formadores de precios de alimentos y productores exportadores, de forma alevosa. Y durante el kirchnerismo estuvo del lado de los asalariados y los trabajadores, y por eso se modificó de tal manera el reparto de la torta en la mencionada época. 

Detrás de la inflación alta en Argentina, la 'buena noticia' sería que la batalla por la mencionada torta de ingresos no está terminada, sino que hay resistencia de los asalariados. En el resto de Latinoamérica, que posee tasas de inflación muy bajas, entre otras cuestiones ocurre este escenario económico porque la mencionada batalla que sucede en Argentina ya está terminada: Ganaron los capitales concentrados y los dueños de los capitales financieros, monopolios y oligopolios, y perdieron los asalariados. 

El Estado argentino debería decidirse, y ponerse del lado de los trabajadores, porque -en caso contrario- Argentina sería definitivamente un país inviable a nivel político, social y económico.

Más de Economía
Se viene el invierno, de Puerto Madero a la 31

Se viene el invierno, de Puerto Madero a la 31

El país no aguanta gastar otra vez 5 puntos del PBI. Sí habrá Repro II.
Vicentín: impunidad al palo

Vicentín: impunidad al palo

Medidas del BCRA y demora del Poder Judicial